Judas and the Black Messiah

Judas and the Black Messiah ★★★★★

La primera obra maestra del 2021.

Judas and the Black Messiah es el tipo de película que casi se siente como una mejor obra de terror que otra cosa. Una montaña rusa colosal que te lleva por un sinfín de sentimientos de profundo enojo, miedo y dolor, que no puedes evitar preguntarte cómo es que nada ha cambiado o mejorado en tanto tiempo, y te hace querer verte al espejo y hacer las preguntas más difíciles sobre qué es lo que estás haciendo para contribuir (o no) al cambio.

Shaka King lidera esto con la confianza de alguien que ha dirigido toda su vida, al punto que genuinamente olvidé que lo que estaba viendo era una ópera prima. El ritmo está perfecto, el uso de la tensión, el uso de la cámara, lo que decide decirte y lo que no, no hay un solo momento que se sienta desperdiciado y cuando culmina se siente tan absolutamente despedazador que casi sientes que te atropellaron. Y el guion es uno de los más brillantemente elaborados y perfectos que he presenciado en mucho tiempo.

El elenco también es una maravilla. Prácticamente toda persona blanca está perfectamente seleccionada para provocar la sensación necesaria, pero cada vez que Martin Sheen o Jesse Plemons entraban a cuadro mi sangre se ponía fría. Cada actor que interpreta a un miembro del partido hace un gran trabajo, Dominique Fishback hace tanto con simples miradas e inflexiones faciales que me dejaba estupefacto, pero Daniel Kaluuya y Lakeith Stanfield ambos están en la cima absoluta de lo que los hemos visto y ambos entregan su mejor trabajo hasta la fecha.

Judas and the Black Messiah es una película que no es fácil de digerir, y seguramente será muy difícil volverla a visitar en el futuro porque es demasiado que procesar emocionalmente, pero es una película no solo excelente, sino necesaria.

Red liked these reviews