Perfect Blue

Perfect Blue ★★★★½

El hecho de que Satoshi Kon nos meta en la mente de Mima, y no nos deje salir, sin poder desviar la mirada ni un segundo de la pantalla para intentar no perdernos entre la realidad y la imaginación de la protagonista, es simplemente maravilloso.

What a masterpiece!