8½

★★★★★

This review may contain spoilers. I can handle the truth.

This review may contain spoilers.

"Yo creía que tenía las ideas claras, quería hacer una película honesta, sin mentiras y sin trucos; me parecía tener algo muy simple, muy sencillo de expresar; una película que pudiera ser útil a todos, que ayudase a enterrar para siempre todas las cosas muertas que llevamos dentro, y resulta que yo soy el primero que no tiene valor para enterrar todo lo que llevo dentro".

Mastroianni es la guinda de este pastel, recubierto por un ideario visual delicioso teñido de surrealismo, tras el que se esconde la psique que Fellini se dedica a diseccionar; la psique del artista, del ser humano. También se encuentra entre el reparto la fantástica Cardinale encarnando la espontaneidad en su más pura forma, mediante la que Anselmi, víctima de la presión de la prensa, la crítica (excelente Rougeul representando el lado oscuro de la creatividad, el que te lleva a desistir y a despreciar la creación propia) y los productores (redondo, y homónimo, Conocchia protagonizando los estragos por los que pasaría también el propio Fellini años después, durante la producción de "Il viaggio di G. Mastorna", en la que dejaría plantado a Dino de Laurentiis), intenta escapar de los infortunios que todo esto y el bloqueo creativo le suponen, e incluso de su amante (la infidelidad simbolizando la farsa y la decadencia conyugal).
Y ese fantástico final, en el que todo lo que antes se le presentaba en su contra, todos los fantasmas de su conciencia, terminan conformando aquello que él realmente estaba buscando: el cóctel de vida a través del que se reencuentra a sí mismo. Y, de una vez por todas, la película y el renacer de Guido Anselmi pueden dar comienzo.

Block or Report

hitchc_ liked these reviews