Parallel Mothers

Parallel Mothers ★★★★

No es casualidad que Madres paralelas haya abierto el Festival de Venecia. Para el director manchego Venecia supuso un despegue internacional con la proyección de Mujeres al borde de un ataque de nervios en 1988 (que además ganó el premio a Mejor Guion). 

Esta vez, Almodóvar nos cuenta una historia que mezcla la maternidad -tema muy recurrente en su filmografía- y la memoria histórica. Este último tema no solo no había sido tocado antes por el director, sino que apenas se ha visto en el cine español. 

De hecho, es su productora la que se encargó de producir una de las pocas películas que hablan del tema. El silencio de otros es una de las películas que más me ha revuelto en una sala de cine, y es por ello por lo que al tocarlo en Madres paralelas no puedo evitar echarme a llorar.

No es el tema principal de la película, pero cobra mucho protagonismo al tratarse de un tema que sale tanto de dentro. Aún recuerdo los lloros de los personajes de El silencio de otros cuando presentaron la película en la Cineteca.

Pelos de punta en varias ocasiones y unas interpretaciones brillantes en una película que, lejos de ser la gran obra que fue Dolor y gloria, es una película muy notable.

Alberto liked these reviews